domingo, 31 de mayo de 2009

Agüeros.

Los augures eran religiosos romanos que interpretaban el porvenir a través del canto y el vuelo de las aves; de la denominación de estos personajes se derivan las palabras “augurios” y “agüeros”: indicios de un suceso futuro. Los agüeros pueden ser buenos o malos y sobresalen aquellos relacionados con animales.
Se consideran señales aciagas:
- Soñar víboras de cascabel y no matarlas
- Derribar cuadros y quebrar espejos
- Encontrar un coyote o un faisán en el camino
- El llanto del cielo (gotas de lluvia sin nubes)
- Un gato negro, o aves del mismo color
- Un cometa surcando el cielo
Así, es la misma cosa; échale un nudo al coyote cuando cruza... porque platicaban que era mala suerte cuando iba uno por un camino ¿verdá?, y se atravesaba un coyote.
(Román Flores Ramos y Manuela García de Flores; Melchor Ocampo)

Entre las premoniciones de muerte encontramos:
- El canto de la lechuza y del tecolote
- El grito de la zorra
- El graznido del cuervo
- Ver a familiares difuntos y platicar con ellos
- Soñar con recién fallecidos
- Una paloma negra que entra a la vivienda
- Entonar un alabado cuando no hay cuerpo tendido (muerto)
- El canto de una gallina semejando al de un gallo
- El aullido de un perro
- La presencia de un pájaro carpintero cabeza negra
- El alarido de La Llorona
Se acostumbran ciertas actitudes para evitar el sino fatal del augurio; por ejemplo, matar al emisario nefasto; realizar una invocación a Dios; santiguarse.

Los tecolotes son malos; avisan cuando se quiere morir un cristiano.
Por ejemplo, el día que yo me muera viene el tecolote, se para ahí (en el patio), y empieza a cantar: y es que me voy a morir...
También los cuervos... Una vez era tarde y estaba bien nublado, cuando llegó una parvada de cuervos, ¡pos sí adivinan!; en cada estante de la cerca se puso uno y empezaron a cantar: “kar” y “kar”; se empinaban así pa’ abajo y cantaban. Pos ese día, a las dos de la mañana, me vinieron a avisar que mi Lupito se había matado.
Y cuando mi Lencho, fue diferente: cantó una gallina en la tarde. Él se había ido pa’ la boda y la gallina cantó en la tarde. Pa’ las diez de la noche ya estaba muerto: lo mataron.
(Rosa Pequeño Delgado; Linares)

Cuando aúlla la zorra siempre se lleva de varios... a varios muertitos. María fue la que me dijo una noche: “¿Oyes? ¡cállate! -dijo-; está aullando una zorra. Sabrá Dios quiénes más nos iremos a mori, -dijo-. Se mueren tres o cuatro cuando grita ese animal”.
Y no, pos sí; al otro día falleció mi compadre Polito, y se murió de repente una señora en San Antonio. Ayer fueron a darles el pésame allí; yo no pude ir a saludarles ahorita; iré después.
Me acuerdo que ella dijo: “Fíjate que de tres a cuatro se mueren cuando aúlla la zorra”. Y pos sí, fallecieron varios.
Por cierto que ni le he contado a María de los muertos, y ella fue la que me dijo que el animal estaba avisando.
(Evangelina Sustaita; Hualahuises)

Otros agüeros conocidos son:
- Un cuervo graznando frente al hogar es indicio de mensajes o visita.
- Un pájaro carpintero de cabeza roja es anuncio de carta.
- Una paloma café (mariposa nocturna) dentro de la casa significa que se va a recibir dinero.
- El sonar de la tambora (del conjunto tradicional de tambora y clarinete) es considerado preámbulo de lluvia.
- Tirar una cuchara significa visita (si cae volteada hacia arriba, es que se le va a dar de comer).
- Saludos de mano que se cruzan (entre cuatro personas) es matrimonio próximo.
- Matar víboras de cascabel durante el sueño es señal de buena suerte.

Los cuervos, éstos de aquí, todavía tienen su... cuando empezaba a gritar el cuervo era que iba a venir visita (me parece), que iba a venir gente: empezaba el cuervo grite y grite.
(Celestino Ledezma Delgadillo; Rayones)

Entre aquellas señales derivadas de la observación se presentan:
- Vuelo de grullas: preámbulo del tiempo frío; invierno.
- Merodeo de pinacates: lluvia.
- Burro sacudiendo sus extremidades posteriores: cambio de clima.
- Hormigas inquietas, o que salen por alimento: cambio de clima, especialmente lluvia.
- Grito del coyote y canto a deshoras del gallo: variaciones de temperatura.
- Caracoles o ratas de monte que ascienden por los arbustos: lluvia fuerte, tempestad.
- Víbora de cascabel que sube a un arbusto: tormenta.
- Vuelo y alteración repentina de parvadas de aves: frío.
- Retozar, pleito y bramido de los toros: lluvia.
- Remolino de viento: lluvia, bajas temperaturas.
- Viento del norte: frío.
- Vuelo del pauraque: cambio de tiempo, especialmente lluvia.

Dicen que los coyotes comienzan baile y baile, se muerden la cola y empiezan grite y grite. Esto significa que ya va a venirse el tiempo frío, o sea la cambiada del tiempo. Fíjese: el grito del coyote viene siendo como cuando cantan los gallos a deshoras.
(Alfredo Pérez Casas; Rayones)

Y por eso la seña: cuando quiere llover muncho, comienza a retozar un buey viejo, comienza a retozar y brincar pa’ allá y pa’ acá; cuando eso sucede, llueve luego luego... ¿eh?... un buey.
Otros animales que anuncian agua son las cabras; éstas comienzan a... comienzan a brincar, a correr y a retozar, fíjese.
También los camaleones: un camaleón lo cuelga ¡y llueve!
(Juan de la Rosa Sánchez; Linares)

¿Las grullas?, pos nada más es en el mes de octubre cuando pasan; yo creo se les viene... va a entrar el invierno, o no sé; pero duran en el cielo unos días nomás.
Y dice uno “bueno, pues ora no se ven las grullas”. Ya tenía tiempo que no las veo, pero vienen en octubre, ya falta poco: andan en el día y andan de noche.
(Álvaro Sepúlveda; villa de García)

Véase: Alabado, Burro, Cometa, Coyote, Cuervo, Gallina, Grulla, Hormiga, Lechuza, Llorona, Mariposa negra, Pájaro carpintero, Paisano, Pauraque, Pinacate, Remolino de Viento, Tecolote, Zorra.